PALEOGRAFÍA

El pensamiento y la memoria como facultad psíquica son tan efímeros como la vida de cada persona. Para perpetuarse, ambos son susceptibles de ser transmitidos mediante el verbo (ayudado de la tradición oral) o mediante la escritura. Para que se dé el último caso, ha de contar con un sistema gráfico codificado. La cultura es acumulativa; es más fácil de ser transmitida y ampliada ayudándose de la escritura, que tiene la cualidad de poder permanecer impertérrita durante siglos.

"La palabra abre la roca",leyenda de letras de hierro (48 cm) formando un arco sobre una grieta de 6 m en la cima oeste del Cerro Gallinero. La leyenda, ACONFINZ, se podría traducir como desde el comienzo al final todo está pensado, todo sucede con un fin

Con el fin de que la escritura se materialice ha de ser realizada con algún objeto físico. Para ello es necesario en primer lugar el factor humano, es decir: alguien que haga la letra. En segundo lugar, se requiere la materia sobre la que se trazan los signos gráficos, por ejemplo papel, pergamino, arena, metal o piedra. En tercer lugar, es fundamental el medio para trazar las letras, como puede ser un instrumento: pluma, pincel, cincel, etcétera.

Desde el punto de vista etimológico, el vocablo paleografía tiene un significado vago. Está formada por dos vocablos griegos: παλαιός (palaios) significa antiguo o primitivo, γραφή (grafé) es grafía o escritura, y el sufijo –ía le otorga valor de disciplina. Por tanto, es la doctrina que estudia la escritura antigua. Este adjetivo es difuso, pues puede considerarse escritura antigua tanto la medieval como la de nuestros abuelos. En general, se entiende que antigua alude a lo que ha caído en desuso y requiere aprender un sistema gráfico arcaico, diferente al actual, para poder descifrar su lectura. Normalmente, curiosos e investigadores aprenden paleografía de lectura para poder leer los escritos custodiados en los archivos y así escribir la Historia, hacer la Historia.

Tradicionalmente se definía la paleografía como la ciencia que estudiaba los escritos sobre material blando (papel, pergamino…), por contraposición a la epigrafía, que supuestamente estudiaba la escritura sobre materiales duros (piedra, metal). Desde un punto de vista científico paleográfico, esa definición está obsoleta, aunque aún insistan en repetirla cuantiosos autores, sobre todo, desde otras disciplinas (Historia Antigua, Arqueología, etcétera).

Juan Carlos Rodríguez: Secreto 2 (fragmento)

Existen numerosas definiciones de paleografía. Cada manual comienza con una distinta. Personalmente la defino en sentido amplio:  la paleografía es una ciencia autónoma que estudia la escritura. Con ello asevero que, al ser ciencia autónoma -y no auxiliar- tiene objeto y método de análisis propio. Esa afirmación también implica que  la ciencia paleográfica tiene por objeto de estudio la escritura de cualquier época y lugar, redactadas sobre cualquier materia o soporte. Asimismo, implica que le importa quién y cómo produce esa escritura. Se interesa por el autor, las causas que le motivaron a redactar, cuándo, cómo, por qué o bajo qué circunstancias. Igualmente, la paleografía se ocupa de la lectura, de la censura, de la recepción por parte de la sociedad de ese texto, así como de su conservación. En este sentido, la paleografía también se interesa, valga por caso, por la historia de los archivos, relativa a quién, cómo y con qué fin se ocupaba de custodiarlos.

Si aceptamos que la paleografía es una ciencia autónoma que estudia la escritura, eso implica que puede estudiar todos los escritos (situándose “por encima de la epigrafía”). Entonces, cabría preguntarse cómo delimitar los campos de estudio de la paleografía y de la epigrafía. Una premisa aceptada es la siguiente: en función de la intencionalidad del escrito, el cual cambiará dependiendo de su finalidad y su función. Es decir, por un lado, la paleografía se centra más en estudiar los textos que se crearon con intención comunicativa limitada a ámbitos más personales, de carácter privado, como las relaciones contractuales que se firmaban ante un notario, la historia de un archivo o las visicitudes que atravesó un diario personal en la Edad Moderna (cuyas fuentes normalmente son documentos custodiados en los archivos, aunque no tiene por qué obligatoriamente). Por otro lado, la epigrafía estudia los textos que tienen la intención de difusión, propaganda y perdurabilidad. Analiza así los escritos con afán propagandístico, divulgativo, con la intención comunicativa de difundir un mensaje públicamente (que  suele coincidir como las inscripciones monumentales, las lápidas, etcétera).

*

alfabeto

Esta página forma parte de un blog, y como tal, se irá enriqueciendo con información según disponga de más tiempo. Mientras, en este espacio virtual queda a su disposición, por un lado, multitud de enlaces de interés sobre Paleografía, Archivística y Epigrafía. Además, en la pestaña sobre recursos en línea constan enlaces a revistas sobre esas y otras materias, que también dan acceso gratuito a documentación primaria y secundaria de archivos, bibliotecas y hemerotecas.

También ofrezco estas plantillas que siempre recomiendo hacer de cada documento que se transcriba, para aprender paleografía de lectura. Por un lado, una plantilla de alfabetos (donde se han de copiar las grafías del documento antiguo para asimilar y diferenciar las formas de las letras). Por otro lado, una plantilla de abreviaturas, nexos y formas de abreviar, donde se han de copiar signos generales de abreviación, signos especiales de abreviación y letras superpuestas; enlaces (nexos y ligados) y palabras abreviadas.

En esta página consta multitud de recursos sobre Paleografía, Epigrafía, Archivística y Documentación. Recomiendo especialmente esta novedad, una compilación de cursos online de paleografía interactivos gratuitos.

__

La imagen del alfabeto de caracteres antiguos procede de: Leonor Zozaya: (2012) “La aplicación de técnicas informáticas con fines docentes para un manual de paleografía”, en  Munita, José A.; Lema, José A. (eds.): La escritura de la memoria. Libros para la administración, Vitoria, Universidad del País Vasco, p. 369 (todo en pp. 365-370).

________________

ISSN: 2444-8893. Cite este blog / Quote this blog
creative.commons

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora, profesora de paleografía, epigrafía y materias afines, e investigadora especializada en la Edad Moderna.
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, etc. Desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

3 thoughts on “PALEOGRAFÍA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *