ZLATOZARA GOCEVA, In memoriam, por José d’Encarnaçao

Hace unos días me llegó, por correo electrónico, una carta de despedida de alguien que aprecio muchísimo, el historiador y epigrafista José d’Encarnaçao, dirigida a la fallecida Zlatozara Goceva, conocida historiadora y epigrafista de la Tracia. Me pareció un mensaje sincero y bello, y le pedí permiso para colgar la misiva en este blog, con la intención además de difundir alguna noticia de tal profesional de su campo. Con su permiso, aquí queda publicada, e incluye por último una traducción -revisada por él- del texto original, en portugués. Aquí les dejo, sin más preámbulos, con la carta de despedida.

ZLATOZARA GOCEVA

In memoriam

 Não serei, de certeza, eu a pessoa mais indicada para traçar o perfil e a biografia da Professora Zlato zara Goceva, que ora, com imensa saudade, nos deixou.

Não disponho, de momento, de dados biográficos seus, por exemplo. Posso, pois, apenas dar a minha opinião a cerca do estreito relacionamento que, ininterruptamente, desde 1977, mantive com Zara (este, o nome por que os amigos a tratávamos).

Foi, de facto, em Setembro de 1977, no VIIème Congrès International d’Épigraphie Grecque et Latine, em Constanza (Roménia ), que me foi apresentada por Robert Étienne. Encontrámo-nos de novo, dez anos depois, em Sófia, em Setembro de 1987, no IXème Congrès International d’Épigraphie Grecque et Latine, congresso de que ela própria foi uma das dinamizadoras. E noutras reuniões científicas partilhámos opiniões, nomeadamente no campo da religião romana e da acultura ção .

Era uma personalidade cativante logo à primeira vista, sempre bem disposta, sempre com vontade de que todos os amigos fossem a Sófia dar conferências, contribuir para o avanço dos estudos da Antiguidade Clássica, dar-lhes a conhecer as especificidades da sua Trácia. Membro do Instituto de Tracologia da Academia Búlgara, dirigiu escavações e investigou sobre as características da religião romana em território trácio, tendo-se debruçado, de modo particular, sobre a problemática das representações e significado do cavaleiro trácio (procurou mostrar, por exemplo, que havia diferença substancial entre o cavaleiro trácio e o cavaleiro medieval…) e sobre as representações religiosas (das divindades clássicas e indígenas). Historiadora, portanto, e epigrafista de mérito.

Não se poupou a esforços para elevar o estudo da Antiguidade Clássica do seu país ao lugar que ele merecia, lutando, inclusive, contra todos os preconceitos, inclusive políticos. Permita-se-me que recorde ter, em 4 de Setembro de 1987, jantado em sua casa, que ficava na zona residencial de Sófia, e ter recebido de sua mãe o encargo de entregar uma mensagem pessoal à rainha da Bulgária, exilada em Cascais (como se sabe) e que eu conhecia. A família Goceva estivera intimamente ligada à família real; seu pai ocupara uma alta patente militar e sua mãe trabalhara como voluntária da Cruz Vermelha durante a II Grande Guerra; e, daí, o relacionamento com a Rainha exilada. Tive, na verdade, a honra de entregar pessoalmente essa mensagem.

Do vasto rol dos seus trabalhos científicos – de que parte pode ser consultada em http://www.thracians.net/index.php?option=com_content&task=view&id=195&Itemid=79 – permita-se-me que assinale apenas o mais antigo texto que dela recebi: «Le culte d’Apollon en Thrace», Pulpudeva 1 1976 34-38; e o mais recente: «La Thrace Pontique et la mythologie grecque», in Ancient Greek Colonies in the Black Sea. Vol. I. Grammenos, D. V., E. K. Petropoulos (Eds), Oxford, 2007, 51-84. (= BAR, International Series 1675 (I), 2007).

Uma investigadora de elevada craveira intelectual e perspicácia, incansável!

Que ora descanse em paz!

                                                                                                                                                                             José  d’Encarnação, 29/04/2013

ZLATOZARA GOCEVA

In memoriam

 

No seré yo, con certeza, la persona más indicada para trazar el perfil de la biografía de la profesora Zlatozara Goceva, que ahora nos dejó, con inmensa tristeza.

No dispongo, de momento, de datos biográficos suyos, por ejemplo. Puedo, pues, apenas dar mi opinión acerca de la estrecha relación que desde 1977, sin interrupción, mantuve con Zara (nombre por el que la tratábamos los amigos).

Fue, de hecho, en septiembre de 1977, en el VII Congreso Internacional de Epigrafía Griega y Latina, en Constanza (Rumanía), donde me la presentó Robert Étienne. Nos encontramos de nuevo, diez años después, en Sofía, en septiembre de 1987, en el IX Congreso Internacional de Epigrafía Griega y Latina, del que ella misma fue una de las dinamizadoras. En nuestras reuniones científicas compartíamos opiniones, principalmente en el campo de la religión romana y de la aculturación.

Era una personalidad cautivante a primera vista, siempre bien dispuesta, siempre con voluntad de que todos los amigos fuesen a Sofía a dar conferencias, de contribuir al avance de los estudios de la Antigüedad Clásica, de darles a conocer las peculiaridades de su Tracia. Miembro del Instituto de Tracología de la Academia Búlgara, dirigió excavaciones e investigó sobre las características de la religión romana en territorio tracio, y, en particular, sobre la problemática de las representaciones y significado del caballero tracio (procuró mostrar, por ejemplo, que había diferencia substancial entre el caballero tracio y el medieval…) y sobre las representaciones religiosas (de las divinidades clásicas e indígenas). Historiadora, por tanto, y epigrafista de mérito.

No escatimó esfuerzos para elevar el estudio de la Antigüedad Clásica de su país al lugar donde merecía, luchando, inclusive, contra todos los prejuicios, incluidos los políticos. Permítaseme que recuerde, el 4 de septiembre de 1987, haber comido en su casa, que quedaba en la zona residencial de Sofía, y haber recibido de su madre el encargo de entregar un mensaje personal a la reina de Bulgaria, exiliada en Cascais (como se sabe) y que yo conocía. La familia Goceva había estado íntimamente ligada a la familia real; su padre había ocupado un alto rango militar, y su madre había trabajado como voluntaria en la Cruz Roja durante la II Guerra Mundial; de ahí la relación con la reina exiliada. Tuve la verdadera honra de entregar personalmente ese mensaje.

De la vasta lista de sus trabajos científicos –de los cuales parte se puede consultar en http://www.thracians.net/index.php?option=com_content&task=view&id=195&Itemid=79 – permítaseme señalar el texto más antiguo que de ella recibí: “Le culte d’Apollon en Thrace», Pulpudeva 1 1976 34-38; y el más reciente: «La Thrace Pontique et la mythologie grecque», en Ancient Greek Colonies in the Black Sea. Vol. I. Grammenos, D. V., E. K. Petropoulos (Eds), Oxford, 2007, 51-84. (= BAR, International Series 1675 (I), 2007).

Una investigadora de elevada categoría intelectual y perspicacia, incansable,

¡Que descanse en paz!

  José d’Encarnaçao

29 de abril de 2013

____

Foto: Leonor Zozaya


Leonor Zozaya

Doctora Europeus en Historia, profesora de paleografía y materias afines, e investigadora modernista. Autora de páginas sobre Paleografía, redacción de textos, lutería, popular de tradición oral, arte cinético, etc. Ha desarrollado facetas vinculadas a la música, pintura y literatura.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *